Excite

¿Para qué sirven las mascarillas de miel?

Desde tiempos inmemoriales, la miel ha sido utilizada como alimento pero también como producto regenerador gracias a sus propiedades nutritivas, de ahí que sea óptima para el cuidado del rostro y que sirva para mantener una apariencia limpia y fresca, libre de impurezas y heridas.

    © Getty Images

Mascarillas a base de miel y otros ingredientes alternativos

Las mascarillas realizadas con miel y limón son una de las más utilizadas. Tan sólo hay que mezclar ambos ingredientes y, además de limpiar tu cutis, te ayudará a equilibrar los niveles grasos que fabrica la propia piel de forma natural. Vía oral también es un buen remedio casero para combatir las infecciones de garganta.

La miel y la arcilla conforman un mix ideal para acudir en ayuda de todo tipo de pieles. Su combinación forma parte de una elección personal, aunque suele incorporarse más arcilla que miel para que se adhiera más fácilmente al rostro.

La miel y la avena también forman parte de una miscelánea exfoliante excelente. En este caso, por cada cucharita de miel se ha de incluir un cuarto de taza de avena. Limpia tu rostro antes de aplicarlo y déjalo actuar unos 15 minutos.

El equivalente a un huevo y una cucharada de miel serán el aliciente necesario para dar vida a una piel seca y deshidratada.

La miel por sí sola también contribuye a mejorar el aspecto de tu piel. Simplemente adhiérela al rostro durante varios minutos, de 10 a 20, y enjuágala con agua abundante. Los efectos son casi inmediatos, notando casi al instante que tu rostro está más fresco, radiante y lleno de vida.

Cómo preparar la piel para que actúe la mascarilla

No apliques estas mascarillas sobre maquillaje, cualquier tipo de cosmético o debajo de la contaminación ambiental de la calle. Prepárala antes, limpiándola convenientemente para que penetre con fuerza y actúe de forma efectiva.

Debes dejarla actuar pacientemente unos minutos (de 10 a 15 será suficiente) sin querer aprovechar ese tiempo en la ejecución de otros quehaceres, porque de ese modo no obtendrás los mejores resultados.

Una vez trascurrido el tiempo, lo último es limpiar el rostro con agua fría o agua tibia para cerrar los poros y de forma optativa aplicar tu crema hidratante habitual.

    © Getty Images

Silvia Tortosa lo explica muy bien en este vídeo informativo

Publicado por Mirian Díaz - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Mirian Díaz

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017