Excite

La relajación y el placer mediante el masaje tántrico

El masaje tántrico es una técnica de relajación que permite llegar a un estado de tranquilidad emocional y física. Esta técnica lleva a la persona que recibe el masaje a un profundo estado de bienestar. Mediante las caricias en todo el cuerpo y especialmente en las zonas erógenas se busca un equilibrio espiritual.

El placer a través del tacto

Lo que se pretende con el masaje tántrico es el descubrimiento del placer a través de una mezcla de sensibilidad, erotismo, sensualidad y sexualidad en todo su esplendor. Las caricias pretenden despertar la excitación sexual dentro de un ambiente muy íntimo. Una forma de meditación en el cuerpo de nuestra pareja y en el nuestro propio.

El tantra: o la sexualidad sagrada

El tantra es una ciencia profunda. Conocer sus secretos nos llevará años de profundo estudio. La única forma de llegar al tantra es la experiencia personal a través de la práctica. La inmersión en la técnica sería recomendada a través de la enseñanza de un maestro del tantra. Entretanto podemos experimentar y practicar con nuestra pareja en busca del clímax espiritual y sensual. El cuerpo se considera un templo sagrado donde la pareja encuentra su unión divina.

Masaje tántrico

En los últimos años cada vez se ha extendido más la práctica de masajes tántricos entre las parejas. Si seguimos las técnicas propias del masaje tántrico debemos centrarnos en las dos variantes que existen: el masaje Yoni y el masaje Lingam.

  • Yoni: es el masaje erótico que el hombre realiza a la mujer. Yoni, palabra de origen sánscrito, se refiere a la vagina de la mujer, un lugar sagrado. Busca la relajación, además del placer sexual.
  • Lingam: es el miembro del hombre y es la mujer la que da placer a su pareja mediante caricias. El fin del masaje no es el orgasmo en sí, si no su retardo y llegar a un estado de clímax espiritual.

Preparar el ambiente para una conexión espiritual

Para la práctica del masaje tántrico es vital preparar el ambiente previamente. La habitación debe ser confortable, con una temperatura agradable, velas, almohadones, música suave y aromas que nos envuelvan en un ambiente espiritual. Los abrazos, las caricias, las miradas y la respiración buscan un equilibrio, un punto de unidad y conexión profunda. El fin es conseguir el más alto nivel de placer y relajación.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014