Cómo aplicar el colorete según tu rostro

Desde siempre se ha considerado más bello un rostro con un poco de rubor en contraste con un rostro enfermo carente de luz y color. Ese toque de vitalidad, juventud y luminosidad que imita el colorete resulta muy favorecedor en la mayoría de los casos. Aprende algunas técnicas de cómo aplicar el colorete según la forma de tu rostro.

Un toque de color en tu rostro

El colorete es uno de los últimos pasos de un maquillaje y uno de los que peor se aplica. O no se elige bien el color o no se sabe aplicar correctamente teniendo en cuenta la forma de la cara.

Para empezar, si tienes la piel grasa es mejor que elijas el colorete en formato compacto y si tu piel es muy seca mejor elígelo en crema o mousse que son más hidratantes.

Para elegir bien el color fíjate en el color de tu piel y de tu cabello. Las rubias se ven más favorecidas con cualquier tono de rosa, al igual que las morenas de piel clarita. Las morenas o castañas de piel oscura deben utilizar tonos más marrones o dorados. Si tienes el pelo castaño claro te favorecen los tonos anaranjados o rojizos. De todos modos, intenta que el tono sea similar al tono natural de los labios para un look natural.

El colorete es una de las herramientas que podemos utilizar para dar armonía a la cara y corregir o resaltar zonas del rostro. Por eso es importante aprender cómo aplicar el colorete. Por ejemplo:

- En rostros alargados hay que aplicarlo de izquierda a derecha como si hicieras una linea horizontal entre el pómulo y la oreja para hacer que parezca más ancho.

- Por el contrario, en las caras redondas hay que aplicarlo difuminando de arriba a abajo desde el medio de la mejilla para que parezca más largo.

- Un rostro cuadrado o anguloso es conveniente evitar resaltarlo mucho, por lo que lo ideal es utilizar un tono claro y aplicarlo en horizontal.

- Un truco para las chicas con cara triangular es aplicar un tono claro debajo de los ojos y otro tono más oscuro en la frente, así se consigue resaltar la zona superior en vez de la zona inferior que es más prominente.

Para un maquillaje exprés, simplemente sonríe y aplica el colorete en la zona que más sobresale de las mejillas, difumina bien con la brocha y listo.

Ilumina tu rostro con un poco de color

Saber cómo aplicar bien el colorete y elegir el color más adecuado a tu piel y al estilo de maquillaje es muy importante, ya que en este punto radicará la diferencia entre un buen resultado o parecer un dibujo animado. Ten en cuenta tu color de piel y de pelo y usa trucos para resaltar la forma de tu cara.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014