Distintos tipos de base de maquillaje

Muchas veces, después de habernos gastado un dineral en una base de maquillaje descubrimos que no es lo que esperábamos: se agrieta, dura poco, nos salen brillos... Esto puede deberse a que no hemos elegido el tipo de base más adecuado para nuestro tipo de piel.

Adiós a los brillos

Uno de los problemas más frecuentes que sufren las pieles grasas es que al poco tiempo de la aplicación del maquillaje salen brillos. Esto se puede evitar de una manera muy sencilla: utilizando bien bases en mousse o bien  bases oil free (libres de aceites en su composición).

Hidratación y larga duración

Como nunca llueve a gusto de todos, a las pieles secas también les pueden surgir contratiempos en lo que a las bases de maquillaje se refiere. Es frecuente que éstas se agrieten, algo que se puede evitar aplicando crema hidarantante antes. Para este tipo de pieles la base más recomendable es la fluida.

¿Cómo aplicar la base de maquillaje?

Otras veces, el problema de que no nos quede bien la base de maquillaje tiene que ver con la forma en la que la hemos aplicado. Si utilizamos una base en mousse lo ideal es utilizar una esponjita, mientras que si usamos una fluida  podemos usar una brocha tipo pincel ancho, una mofeta o incluso las propias manos.

Toque excite

Y para conseguir que la base nos dure más el toque final consiste en aplicar polvos por todas la cara, translucidos o de color, para sellar el maquillaje a nuestra piel.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014